Tipos de personalidad según Carl Gustav Jung


No todas las personas somos iguales, aunque a veces parece que nos olvidamos de un hecho tan evidente, y damos por sentado que los demás comprenden, perciben y sienten las cosas como nosotros, que les motiva o les debe gustar lo mismo que nos motiva o gusta a nosotros, y cuando nos encontramos con que no es así, a menudo llegamos hasta a molestarnos.

 

Muchos son los factores que intervienen en la gran diversidad de tipologías y personalidades humanas, aunque también es cierto que ciertas similitudes esenciales que nos permiten distinguir distintas tipologías que, a su vez, pueden recordarnos que cada persona tiene su propia manera de ser y debemos respetarla para mejorar nuestras relaciones.

 

De entre estos estudios de la personalidad, destacamos por su sencillez y efectividad, los tipos de personalidad según las preferencias relativas a la introversión / extroversión y naturaleza más mental o bien sentimental que formuló Jung. Según el discípulo de Freud, todas las personas contamos con estas cuatro energías o rasgos de personalidad y es la distinta y particular combinación entre ellas lo que nos hace únicos. En cada uno, y a pesar de esta peculiar e individual proporción y combinación, suele predominar preferente una de ellas. Actualmente se representa a cada una de estas 4 energías con un color que nos da las nociones básicas y orientaciones claras sobre cómo nos relacionamos y qué motiva a cada uno de estos 4 grandes tipos de personalidad. Cada persona puede fácilmente identificar cuál es su color a partir de las características que se muestran en la denominada Rueda Insights Discovery:

 

E incluso podemos afinar un poco más, especialmente teniendo en cuenta que en muchos casos nos vemos más como la combinación de dos colores principales que como la predominancia de uno sólo de ellos, con lo que tenemos el siguiene esquema de posibilidades:

Lo más interesante es, además, darnos cuenta que el equipo perfecto es aquél en el que hay personas de todas estas tipologías o colores, puesto que así reunimos todas las virtudes para generar los mejores resultados. De ahí que este simple esquema de Jung se utilice actualment mucho en el mundo empresarial, para regular los equipos y entender sus mejores mecanismos de funcionamiento.

 

En nuestra vida diaria, saber reconocer de qué color somos no sólo nosotros, sino cuantas personas nos rodean, nos puede aportar muchas ventajas para mejorar nuestra comunicación e incluso convivencia, basándonos en el respeto de lo que para cada cual es importante y esencial, y recordando siempre que, a pesar de que en un momento dado se nos muestre como más evidente esos aspectos que menos nos atraer del otro, si le damos una oportunidad y sabemos afinar nuestra mirada, podremos descubrir en él esas virtudes que, sin duda, van enriquecernos y a enseñarnos algo que por nosotros mismos difícilmente hubiéramos llegado a descubrir...