Cómo estructuramos nuestra manera de ser


Cuando nos hablan de la influencia del Transgeneracional y de lo que denominamos Proyecto / Sentido Gestacional a menudo no acabamos de entender cómo la vida de nuestros antepasados, el ambiente y circunstancias en las que somos concebidos y transcurre nuestro embarazo y nuestra primera infancia pueden ser tan importantes a la hora de explicar ciertos programas de comportamiento e incluso patologías que luego desarrollamos a lo largo de la vida.

    

Lo cierto es que debemos considerar desde una perspectiva biológica lo que sucede cuando pasamos de no existir a ser un proyecto –consciente o inconsciente– de nuestros padres, para finalmente estructurarnos como la persona que vamos a ser en el embarazo y primera infancia. La herencia cultural y familiar de nuestros ancestros, así como el ambiente y las condiciones en las que transcurre el inicio de nuestra existencia, van a marcar decisivamente nuestras células, nuestra manera estructural de ser.

    

A menudo no resulta sencillo tomar conciencia de cómo estas influencias están condicionando nuestra manera de vivir, incluso impidiendo desarrollar actitudes y decisiones que mejoren nuestro nivel de bienestar y desarrollo personal. Porque para nosotros, el ambiente, los programas de comportamiento, los valores y costumbres en las que nos estructuramos y formamos, los únicos que conocimos y que dimos por sentado que eran los únicos posibles, pasan a convertirse en “lo normal”, tan “normal” que nos resulta muy difícil darnos cuenta de que esa influencia está ahí y está condicionando toda nuestra manera de pensar, sentir y actuar, de concebir la realidad, a los demás y a nosotros mismos.

    

Por ello el síntoma –a nivel físico, psicológico o conductual– es el aliado que nos pone en evidencia que hay una influencia activa (lo que llamamos un “programa inconsciente”)  que nos está condicionando y podemos trabajar terapéuticamente cuando sentimos que nos limita e impide realizarnos como personas.

    

 

Desde la Descodificación Psicosomática consideramos y trabajamos con todas estas influencias que tanto determinan nuestro desarrollo estructural, muy especialmente cuando son un factor importante que condicionan el bienestar que deseamos. Y la manera de hacerlo es pasar a tomar conciencia de cuanto nos ha estado influenciado desde nuestra concepción para romper esa influencia invisible. Y es así como podremos ampliar nuestras perspectivas y posibilitar cambios significativos en nuestra vida. El proceso, ¡toda una aventura de descubrimientos y autoconocimiento que te invitamos a realizar!