Entender el concepto de "enfermedad" desde otra perspectiva

La enfermedad se puede entender como un interrogante que nos cuestiona a través del organismo y que se expresa con el lenguaje propio del inconsciente biológico, concepto que cada vez va cogiendo más fuerza y representa un puente relacional entre el psiquismo humano y las respuestas fisiológicas del organismo. En este sentido, debemos entender este inconsciente biológico como el que provoca respuestas a nivel biológico como mecanismo de defensa y protección ante vivencias que no son más que interpretaciones subjetivas que la persona hace de los hechos "neutros" (y que denominamos erróneamente realidad objetiva). La persona, por las razones subjetivas que sea (experiencias previas, recuerdos, deseos frustrados, aprendizajes, creencias),  experimenta estas vivencias como peligrosas, tanto en sentido real (como cuando siente la amenaza de un león hambriento ante sí) como en sentido simbólico (cuando el león resulta ser el jefe de departamento que la llamada para tener una charla en su despacho ...)

    

Aunque a lo largo de la historia el concepto de "enfermedad" ha evolucionado y se ha definido desde perspectivas muy diferentes, podemos decir que entendemos de manera común por "enfermedad", un estado de malestar físico, psicológico y / o emocional , que es provocado por algo que rompe nuestro equilibrio personal. Si desde una perspectiva más "científica" y "farmacológica" lo que causa este desequilibrio es un agente patógeno -microbio susceptible de causar una enfermedad-, desde una perspectiva más innovadora que tiene sus raíces en la perspectiva psicosomática, se nos propone entender la enfermedad como una reacción o respuesta biológica para la supervivencia. Lejos, pues, de seguir concibiendo la persona enferma como un sujeto "paciente" de la acción del agente patógeno, pasamos a concebirla como un agente activo en el que la enfermedad es la acción que emprende con un sentido y propósito bien definido: como mecanismo de defensa ante una amenaza que pone en riesgo -real o simbólico- nuestra supervivencia. ¿Pero quien determina este sentimiento de "estar en riesgo"? No se trata de un dato objetivo, sino de la forma en que resentimos una determinada vivencia, es nuestra manera de interpretar un hecho, estamos ante nuestra reacción emocional. Por eso se habla en muchos ámbitos, ya, de "el origen emocional de la enfermedad", y cada vez es más frecuente y habitual que incluso cuando vas al médico de cabecera para un determinado malestar, te pregunte cómo te van las cosas, si tienes problemas, si estás en una situación de estrés emocional ...

Descubrir este sentido y propósito de la enfermedad, aumenta la conciencia personal y nos permite descubrir la proyección que estamos haciendo frente a una situación desestabilizadora. Así pues, desde esta perspectiva, recuperar la salud consiste en cambiar la interpretación inconsciente de la realidad que ha motivado la enfermedad, lo que exige necesariamente hacerla consciente para poder reinterpretarla "desactivando" esta alarma de "peligro para la supervivencia ".

   

Actualmente y cada vez más se nos invita, pues, a investigar, tratar de entender y poner en conciencia nuestra manera humana de accionar y reaccionar.

    

La pregunta es, entonces, ¿cómo nos comportamos?, ¿cómo funcionamos?. Estas son las preguntas que buscamos responder en terapia (individual o en grupo) para prevenir o contribuir a hacer más efectivo el tratamiento médico ante la enfermedad o desequilibrio personal psíquico, emocional o comportamental. Un trabajo profundo y transformador que abre siempre nuevas perspectivas.