Cuando toca revisar las cosas...

La vida es movimiento, pura transformación. Por más que nos empeñáramos en hacer que las cosas no cambiaran, que todo se quedara tal como ahora es, estático, sería imposible conseguirlo a no ser... que paguemos el precio de nuestro propio bloqueo que, a nivel psíquico, se irá traduciendo en una sensación de un creciente malestar, y a nivel físico nos puede llevar hasta la enferedad.

     

Pero fluir con la vida, no siempre es fácil, especialmente cuando lo que nos sorprenden son esas dificultades y momentos difíciles que no siempre nos sentimos preparados para afrontar. En esos momento, precisamente, la ayuda de una mirada externa que nos proporcione esa visión distinta al mirar las cosas, nos puede ayudar a evolucionar más efectivamente y con un menor desgaste personal. Porque, al fin y al cabo, no se trata más que de la esencial aspiración de todo ser humano: ser feliz.

 

Aquí os dejamos un programa divulgativo que nos puede dar pistas para encaminar nuestro rumbo vital si nos proponemos ser felices.